lunes, 22 de diciembre de 2008

¿Por donde vendrán los nuevos tipos estructurales?

El otro día recuperé la ilusión profesional. No estaba perdida pero estaba escondida. Todavía hay gente que se dedica a pensar y eso ilusiona y motiva, por lo menos a mi.
Miguel Aguiló, a quien no conocía más que de oídas, soltó una conferencia brutal sobre la vigencia de los tipos estructurales.
Parece una excusa para pensar sobre la razón del como hacemos lo que hacemos. Una visión desacostumbrada, que digo desacostumbrada, nunca vista.
Hasta donde yo pude disfrutar, habló de los tipos estructurales como el resultado del pensamiento de la sociedad ingenieril destinado a enunciar soluciones organizadas a problemas, en este caso, estructurales. Habló del topos, del typos y de la tectónica… ¡toma ya!, como conformadores de un diseño. O dicho en una píldora-titular, habló del topos como el sitio y las condiciones de partida de un proyecto; del typos o el pensamiento organizado del técnico que permite relacionar los problemas con una solución; y habló de la tectónica como conjunto de herramientas y ciencias auxiliares (materiales, análisis, detalles) que permiten diseñar y construir la solución tipológica elegida como respuesta al problema planteado.

Se planteó qué más de sí pueden dar los tipos actualmente establecidos, que lo han sido por que la historia de las estructuras los han colocado en ese lugar porque han sido diseños con éxito.

En el coloquio apareció una interesante vía de crecimiento de los tipos que, desde hace muchos años no se han modificado más que haciéndose estructuras más grandes, puentes más largos, más altos más anchos, pero los mismos puentes, los mismos tipos.
La posible forma de aumentar los tipos vendrá seguramente de una perspectiva meramente formal que hasta ahora ha estado claramente relegada por la perspectiva ortodoxa, estructural, funcional.
Supongo que el establecimiento de nuevos tipos o, al menos el intento (los tipos se establecerán solitos si tienen éxito) vendrá dado por gente de fuera de los ingenieros. Los tipos nuevos los diseñarán tipos con una cultura diferente, venidos en pateras culturales desde los inhóspitos desiertos del arte, de la forma, de la arquitectura. Eso es lo que dirán los ortodoxos.

Yo, desde aquí y desde ya doy la bienvenida a nuevas propuestas.

Se planteó también que el futuro del análisis está en la termodinámica, toma ya….
Cuidado, no vayáis a esbozar una sonrisita que lo dijo Calzón.
¡Julio!, yo, Emanem, me lo creo.

7 comentarios:

jaume dijo...

Curiosamente ahora estoy leyendo Forma y Tipo en el arte de construir puentes de Miguel Aguiló, donde ya introduce los conceptos de Topos y Typos. Me hubiera gustado ir a la conferencia, pero Madrid me cae un poco lejos, gracias, por la crónica!

Éste tema da bastante de si. Porqué si que es cierto que se ha avanzado mucho en la ingeniería, en los métodos constructivos y materiales, pero las formas casi no han cambiado. Si lees el libro de Razon y Ser ... de Torroja ves que no hay nada nuevo casi.

Paro aquí que me podría enrollar mucho.

Anónimo dijo...

los tipos son los que son porque en anios no ha habido nada mejor que la recta de canto constante o variable pero recta; las cerchas; y los antifiniculares.
Es un nuevo proceso constructivo un nuevo tipo?
Un puente de plastico es un nuevo tipo?

Leo dijo...

Me alegro que te gustara.
Aguiló es un crack.
Lo alucinante del concepto de tipo es que no es una clasificación, si no una forma personal de entender las obras construidas. En este sentido, el tipo nunca se agota. Cuando parece que no hay nada nuevo, quizás falta únicamente una nueva forma de mirar para abrir nuevos caminos.

daj dijo...

Antes de ir al grano me voy a ir un poquito por los cerros de Úbeda.
Por ejemplo, en el mundo de la música. No me imagino una reunión de músicos empeñados en la búsqueda de nuevas notas para componer así mejores sinfonías. Cierto es que a cada momento en este gremio se crean nuevos estilos musicales que en la mayoría de los casos no van más allá de lo banal y lo efímero.
Creo que el tema del descubrimiento de nuevos tipos estructurales es baladí, sobre todo cuando la mayoría de nosotros no dominamos ni la mitad de los existentes, y cuando en la mayoría de los casos, nos empeñamos en utilizar un único tipo (la viga, y a poder ser prefabricada), aún cuando no es la más indicada, escudados en unos recursos técnicos que enmascaran una mala elección de la tipología.
Invito a todos (y me incluyo en primer lugar), a invertir más tiempo en la utilización de los tipos estructurales 'clásicos', que en discutir la necesidad de nuevas tipologías.
Unos aspiran a "encontrar" nuevos tipos, y otros nos morimos por hacer un simple arco o una celosía...vulgares...

emanem dijo...

Comparto con DAJ el gusto por la rutina, por el trabajo bien hecho, por el puente bien pensado aunque sea muy aprecido a los cuarenta que hemos hecho este año. En cierto modo esa es una parte muy importante de nuestro trabajo, quizás la más importante. Hacer bien las cosas que sabemos hacer.

Queda para unos pocos dar pasos hacia adelante en nuevas creaciones en deslumbrantes arcos de planta curva (CFCSL). Pero los que haemos trabajos normales también somos creadores. ¿O es que acaso no es creador el alfarero que hace siempre el mismo jarro, cada vez de mejor calidad? ¿o no es un buen profesional el médico que día tras día recibe enfermos pareidos con enfermedades parecidas y día tras día los cura?.

Estoy de acuerdo contigo DAJ. Lo que pasa es que a veces es bueno opinar sobre macroingeniería, igual que opinamos de macroeconomía, sin tener "niputaidea". Pues opinamos sobre los nuevos tipos que como ciudadanos no expertos pero si espabilaos, adyacentes, nos lo podemos y debemos permitir. Pensar sobre nuestra profesión es pensar en hacer mejor las cosas cada día pero también es discutir sobre poesía, sobre paisaje o sobre la vigencia de los tipos.

daj dijo...

Por lo que veo, emanem, opinamos lo mismo (o casi). Sólo te haré una puntualización. Todo el mundo podemos opinar en plan "notengoniputaideaperosemeacabadeocurrir" cuando el comentario no es acerca de la profesión de cada uno. En el otro caso, ya opinamos con conocimiento de causa.
Y ocurre que muchas veces se introduce en las discusiones ingenieriles "figuras", de los de "niputaidea", que te dicen que si le pones una pasarela a modo de lacito a un puente, eso es "la caña".
Y ahí es cuando nosotros tenemos que invitar al "figura" a ir por la leche. Pero no, sino que muchas veces tratamos de imitarlos.

jaume dijo...

Yo creo que lo más interesante de los Tipos Estructurales es que son solo un concepto para ordenar el conocimiento. Quiero decir que no se pueden inventar Tipos nuevos sino aparece un realidad nueva o la miremos desde otro punto de vista.